FLAMINGOSIS, un himno al verano eterno

Escucha esto y déjate llevar por la lectura

El arte puede tener connotaciones negativas y exacerbar sus oscuros pensamientos. Pero no es el caso del artista que aquí se presenta, que es todo lo contrario de pesimista.

Cierre los ojos y respire el suave aire de Miami. Deja que el sol caliente tu piel. Túmbate en una tumbona mientras una modelo de músculos abultados te sopla aire con una gigantesca hoja de palmera. En algún lugar, lejos de tu vasto jardín con el césped perfectamente cortado y grandes arbustos tallados en forma de animales africanos, las olas golpean suavemente tu yate. Tomas otro bocado de... bocadillo y te tiras de cabeza a la piscina de agua mineral italiana importada. El agua está buena. Muy buena. Sales a la superficie para recuperar el aliento. Juan Carlos está junto a la piscina, esperándote con un cóctel de frutas. Subes la escalera y le das un suave apretón en el trasero. Te sonríe y te guiña un ojo, el muy granuja. Le das un sorbo. El néctar te produce escalofríos. Sexo, diamantes, gatos exóticos y nombres impronunciables de coches. La cálida piedra caliza te hace cosquillas en los pies. Paseas por la casa antes de tumbarte en tu sofá Herman Miller, tu mirada se detiene en la figura desnuda del Picasso de tu salón. Ella te devuelve la mirada con envidia. Estás a punto de echarte una siestecita cuando, de repente, tu jefe te toca el hombro y te pregunta cómo vas con el informe trimestral. Te despiertas en tu cubículo frente a una hoja de cálculo Excel...

Homenaje al poeta @moosalini

Cuando escuchas Flamingosis sientes una oleada de positividad y optimismo. Como si el futuro fuera a ser mejor y el sol del verano nunca dejara de brillar. El mundo de Flamingosis es como un universo paralelo en el que los códigos culturales de los años 60 y 70 han sobrevivido hasta nuestros días.

Este artista único utiliza la remezcla y el sampling para crear un puente a través del tiempo, actualizando canciones antiguas y sacándoles su groove. Y funciona, ya que los temas de sus álbumes se suceden, con estilos diferentes que van de la música disco al hip-hop pasando por el jazz, pero siempre en un conjunto elegante que es la firma del artista.

El hombre que se esconde tras el nombre de Flamingosis, un estadounidense llamado Aaron Velasquez se autodefine como "un hombre sensible con un plan groovy". El músico comenzó su carrera en 2014 y desde entonces ha publicado un nuevo álbum cada verano.

El nombre "Flamingosis", que suena muy parecido al nombre inglés de Pink Flamingo, es en realidad el nombre de un movimiento de frisbee inventado por su padre, antiguo campeón de este deporte. Un homenaje a su padre, a quien debe muchas de sus influencias musicales.

Tanto si ya eres un entendido en este tipo de música como si necesitas una puerta de entrada para iniciarte en el estilo de música instrumental, no dudes en visitar a Flamingosis en Bandcamp o en su canal de Youtube. Su nivel de creatividad es fuera de serie y, la verdad, un referente para los amantes de la buena música.

¿Le ha gustado el viaje?

Deja un comentario: